¿Cuál es el futuro de la impresión digital?

En una situación actual en la que la industria del píxel rebosa de buena salud, el formato papel queda cada vez más obsoleto. Un buen ejemplo de ello son los catálogos digitales. ¿Para qué ir puerta por puerta vendiendo tus productos con un libreto que, al más mínimo cambio, queda desfasado? Hoy en día resulta mucho más práctico, tanto para economizar costes como para ahorrar en tiempo y recursos, enviar a nuestros potenciales clientes una copia virtual de nuestro catálogo de productos o servicios, actualizado constantemente.

El sector offset, es decir, el de gran tirada, ha sido tal vez el más castigado en este sentido, ya que ha sufrido el ataque por dos vías: el formato pantalla y la impresión digital (tiradas más cortas).

 

20131222_111402-1024x768

¿Cómo ha afectado el formato pantalla al sector de la impresión?

Pues bien, el formato pantalla presenta numerosas ventajas con respecto al formato papel. En primer lugar, la inmediatez con la que puedes hacer llegar la información a sus destinatarios a través de Internet, el gran líder de la revolución tecnológica. Por otra parte, la facilidad con la que se puede multiplicar dicha información y comunicar de forma masiva, aumentando exponencialmente los receptores de ésta, al tiempo que disminuyen los costes.

De hecho, si nos lo planteamos… ¿a cuántos destinatarios podemos alcanzar con un reparto de flyers masivo? ¿20.000, 50.000? ¿Y quién nos asegura que estemos dando en el clavo de nuestro target? ¿Estaremos llegando en cada caso al público indicado? ¿Podremos controlar de algún modo dicho alcance?

Ahora veámoslo desde la perspectiva contraria: solamente con una campaña en redes sociales, siempre y cuando se realice adecuadamente, podemos llegar a tanta gente como nos marque nuestro objetivo, podemos segmentar nuestro público hasta límites insospechados, tendremos un control sobre el alcance y los resultados mucho mayor, ganaremos en feedback, es decir, les daremos la posibilidad a los destinatarios de que expresen sus opiniones, con lo que podremos sacar un buen análisis. Y lo más importante: abarataremos costes en unos tiempos en los que nadie está para derrochar.

Todos estos factores resultan un hachazo a un sector en declive como es el de la impresión, aunque aún queda trabajo para este mundillo. Pero entonces, ¿quién se queda con el pastel?

 

¿Quién se queda con lo poco que queda?

La batalla por las migajas queda ahora entre las imprentas de gran tirada (offset) y las de tiradas más cortas (digital). Es aquí donde, como en todo mercado, incurre la ya tan abusiva crisis. Las empresas empiezan a hacer recortes aquí y allá, y de donde primero se acaba recortando, tal vez erróneamente, es del saco de la inversión publicitaria.

El resultado de ello es una reducción bestial en las tiradas, y cuando la cantidad se reduce, las imprentas de offset descubren que ya no les compensa. Es entonces cuando las imprentas digitales, de buenas a primeras, se ven desbordadas con grandes proyectos que nunca antes habían saboreado. Tiradas demasiado bajas para offset pero muy golosas para el sector digital.

Si a esto le añadimos los grandes avances tecnológicos que ha experimentado la impresión de pequeña tirada, así como la reducción en tiempo de entrega de los trabajos, el sector offset queda ya obsoleto.

 

Y aquí es donde nosotras nos remangamos.

Ahora es cuando a nosotras, una modesta imprenta digital con demasiadas ganas de trabajar, se nos presenta la gran oportunidad de evolucionar con pies de plomo y saber capear el cambio que, sin comerlo ni beberlo, estamos experimentando en nuestra metodología de trabajo.

Es el momento de remangarnos y ponernos a trabajar de verdad. A ampliar nuestra capacidad de trabajo formándonos, experimentándonos y ofreciendo todo lo que esté en nuestras manos, ampliando nuestro abanico de servicios.

Por esa misma razón, Plagi ha dedicado esfuerzo, tiempo y dinero a prepararse al 100% en sectores como el de gestión de blogs corporativos y presencia en redes sociales. ¿Dónde se ha visto una fusión tan curiosa entre imprenta digital y agencia de comunicación online?

Así que desde Plagi, invitamos a todo aquél que quiera reestructurar sus presupuestos para inversión publicitaria a sentarse con nosotras y hacer un estudio. Te sorprenderás el partido que se le puede sacar a tu dinero con una buena gestión de tu publicidad.

ICONO Pídenos Precio

¿Te ha gustado este post? Cuéntanos tu opinión: